CRÓNICAS DE RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

¡CÓMO ME ESTOY DIVIRTIENDO!

Nunca imaginé cuando regresé a la siciliana Gran Canaria después de cuarenta años de ausencia (siciliana hoy, bajo el yugo de forasteros y cipayos traidores) cuánta basura iba a descubrir en la patria de Doramas. La jueza española Vcitoria Rosell Aguilar (cuántas veces no se habrá arrepentido) nunca debió enlodarse en la patraña del "estado mayor" del PSOE donde su concubino ocupó el puesto de jefe de Prensa (o propaganda) durante la secretaría general de DON Jerónimo Saavedra Acevedo.

La designaron para darme un "escarmiento" por haber llamado yo capo (capo, dirigente, jerarca) del Partido del GAL a DON Jerónimo Saavedra Acevedo (como si no fuera verdad el número de sentencias contra ministros, secretarios de Estado y gobernadores del PSOE por su vínculos con la banda terrorista GAL). El "estado mayor" del PSOE habló con Carlos Sosa Báez (novio, esposo o media naranja de Victoria Rosell Aguilar); Carlos Sosa Báez habló con su novia, esposa o media naranja y un baifo presentó una denuncia contra mí en la Jefatura Superior de Policía. Baifo; testaferro de DON Jerónimo Saavedra Acevedo y articulista del tebeo mediático del aprendiz de periodista de investigación (Anacleto, Sherlock Holmes o Juntaletras le dicen varios colegas suyos de la prensa isleña) asociado con un periódico digital madrileño. ¿Por qué Victoria Rosell Aguilar no rechazó la pretensión caciquil del "estado mayor" del soezcialismo grancanario? No le quedó más remedio que archivar la denuncia tras ponerla sobre aviso por varias irregularidades. Más tarde me "pasó factura" con una denuncia interpuesta contra el cibersicariato paramilitar colombiano, y de nuevo se manchó las manos (metafóricamente hablando). Siempre tendrá sobre su cabeza la "prestigiosa" huella colombiana.

Victoria Rosell Aguilar la jueza del ordenador; la de las sindicalistas procesadas por colgar una pancarta en la Confederación Canaria de Empresarios; la del aeropuerto (un escándalo con la Guardia Civil en el aeropuerto de Gran Canaria). También del caso del presidente de la UD Las Palmas. Este asunto ha dado un giro de 180 grados. La jueza-diputada de Podemos (mearnos de risa) y Anacleto quizá sufran un inesperado revolcón. Todo iba bien gracias a la campaña mediática orquestada por Carlos Sosa Báez, pero el magistrado Salvador Alba Mesa ha conseguido la imputación del otrora jefe de la Sección de Régimen Disciplinario del CGPJ (donde la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de LPGC pretendió ingresar nombrada a dedo por el Gran Timonel Pablo, Pablito, Pablete) Javier Aguayo Mejía, recientemente nombrado presidente de la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Como la querella del magistrado Salvador Alba Mesa recayó en el Juzgado de Instrucción número 10 de Madrid, la jueza María Antonia de Torres Díez-Madroñero ha dado traslado de las Diligencias Previas a la Sala Segunda del Tribunal Supremo de Justicia dada la situación de aforado del magistrado Javier Aguayo Mejía, acusado de un delito de prevaricación administrativa; detención ilegal y revelación de secreto.

Qué mala suerte ha tenido la simpática parejita Bonnie y Clyde (dicho con mucho humor). El propio magistrado Salvador Alba Mesa ha reconocido la diferencia entre la justicia de Las Palmas de Gran Canaria (un muro de contención) y la de Madrid. ¿Concierto para delinquir contra Salvador Alba Mesa? El magistrado ahora suspendido ha apuntado a Miguel Ángel Ramírez Alonso (beneficiado presuntamente por "retardo malicioso" de la jueza Victoria Rosell Aguilar en la instrucción de un caso por delito contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social por ser socio empresarial de Carlos Sosa Báez); a Sergio Armario Hernández (abogado de Miguel Ángel Ramírez Alonso y ex novio de Victoria Rosell Aguilar); a Carla Vallejo Torres (jueza amiga de Victoria Rosell Aguilar) y a Emilio Moya Valdés, presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, entre otros. ¡Qué quilombo, compadres!

Todo empezó cuando Victoria Rosell Aguilar saltó a la política y Salvador Alba Mesa la sustituyó en el Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria. Cuando descubrió el "engavetamiento" del caso sobre el presidente de la UD Las Palmas informó al Consejo General del Poder Judicial. A la vista del aforamiento de la entonces diputada de Podemos (mearnos de risa) Victoria Rosell Aguilar, el caso terminó en el Tribunal Supremo. ¿Qué hizo la señora diputada? ¿Por qué no se defendió de la querella en el Tribunal Supremo en vez de renunciar a su acta de diputada? ¿Quizá porque en Las Palmas de Gran Canaria buscaba cobijo por ser la "protegida" señalada por un ex agente del servicio secreto español? Dicho y hecho. El caso pasó a la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias donde terminó archivado, y comenzó el calvario para el magistrado Salvador Alba Mesa, víctima de un presunto "contubernio" durante varios años. Silenciado por la prensa canaria la opinión pública ignoraba su versión de los hechos. Si el Tribunal Supremo anula su detención en el aeropuerto de Madrid a instancia del otrora jefe de la Sección de Régimen Disciplinario del CGPJ en connivencia presuntamente con el más tarde designado presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas la suspensión cautelar también quedará anulada y podrá reintegrarse a la función jurisdiccional. Si eso ocurre las farmacias de Las Palmas de Gran Canaria se quedarán sin existencia de Valium.

OTRO SI DIGO: Que una vez la jueza Victoria Rosell Aguilar se vio obligada a abstenerse de seguir con la instrucción de las diligencias previas contra el presidente de la UD Las Palmas y socio de su novio Carlos Ramón Sosa Béz, Miguel Ángel Ramirez Alonso (defendido por el ex novio de Victoria Rosell Aguilar, el abogado Sergio Armario Hernández), abstención obligada a la vista de la propuesta hecha por el Gran Timonel de presentarla como candidata a calentar un sillón en el CGPJ (candidatura fallida como todo el mundo recuerda), la instrucciónn del caso ha pasado al Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas de Gran Canaria, cuyo titular es el ex marido de Victoria Rosell Aguilar, el magistrado Tomás Luis Martín Rodríguez. Tremenda película si Torrente apareciera por Gran Canaria.

CURRICULUM DE VICTORIA ROSELL

HISTORIA DEL FEMINISMO


____________________________________________________________


RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

AGENCIA BK DETECTIVES ASOCIADOS

AGENCIA BK DETECTIVES