Mafias judiciales, corrupción política, terrorismo económico, redes sociales al servicio del hostigamiento y la difamación, paramilitarismo, narcotráfico. Por todo esto y más los enemigos de la justicia y la democracia llevan años intentando silenciar mi derecho a la palabra