Enemigo declarado de la Mafia político-judicial española y objetivo de la difamación orquestada por el cibersicariato parauribista por denunciar sus ocho años de corrupción y crímenes de Estado, amén de la presunta vinculación de Álvaro Uribe Vélez con el narcotráfico como señaló en 1991 la Defense Intelligence Agency