BR (R) GUILLERMO JULIO CHAVES OCAÑA UN PATRIOTA COLOMBIANO


Conocí al general de brigada Guillermo Julio Chaves Ocaña cuando ocupaba el decanato de la Facultad de Criminalística de la Escuela Nacional de Policía "General Santander", en Bogotá, con motivo de mi participación en el IX Simposio Internacional de Criminalística e Investigación Criminal. Nos volvimos a reunir en la Escuela Seccional de la Policía "Carlos Eugenio Restrepo", en La Estrella (Antioquia), donde desempeñaba la dirección. Junto con el subdirector de la escuela, el teniente coronel Pedro Lopez Calvo, estábamos negociando un convenio de cooperación académica entre la Escuela Nacional de Policía "General Santander"; la Universidad de Antioquia y el Centro Internacional de Criminología. El plan se truncó por culpa de la situación política del momento. Nombrado director de la DIPOL (Dirección de Inteligencia Policial), protagonizó el escándalo de las "chuzadas" o grabación irregular de los tejemanejes de los "comandantes" del "Estado Mayor" de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), hospedados confortablemente en el Centro Penitenciario "La Paz", en Itagüí, a imagen y semejanza de lo sucedido con Pablo Escobar Gaviria tras su pacto con el presidente César Gaviria Trujillo.


Todo comenzó en Santa Fe de Ralito, donde los narcoparamilitares y varios políticos de alto rango firmaron el "Pacto de Ralito" como preludio a la "desmovilización" de las AUC bajo la promesa de Álvaro Uribe Vélez de promover la Ley de Justicia y Paz (ni una cosa ni la otra). Impunidad para los delitos de lesa humanidad. Ocho años alojados en una prisión de segunda categoría y borrón y cuenta nueva. Violación en grupo de mujeres; tortura y decapitación de secuestrados; ocupación de fincas y desplazamiento de campesinos (seis millones de héctareas robadas y seis millones de desplazados es el resultado de la guerra entre bandos ilegales y el Estado). Impunidad para los paramilitares y el Premio Nobel de la Paz para Álvaro Uribe Vélez.


En Medellín, el Bloque Cacique Nutibara (liderado por el "comandante" Diego Fernando Murillo Bejarano, alias "Don Berna", antiguo sicario de Pablo Escobar Gaviria), se "desmovilizó" con anterioridad a la desmovilización del "Estado Mayor" de las AUC. Giovanni Jesús Marín Zapata, lugarteniente de "Don Berna", fraguó la creación de la Corporación Democracia como brazo político del Bloque Cacique Nutibara. ¿Cómo llegó Giovanni Jesús Marín Zapata a cierta vivienda de la calle 50 de Medellín donde regularmente deliberaba con otros "comandantes" narcoparamilitares? Un paraco "liberado", novio de la dueña del apartamento, se lo presentó a ella ocultándole la identidad del nuevo inquilino.


Todo iba viento en popa, incluso el "comandante" del "Estado Mayor" de las Autodefensas Unidas de Colombia, Salvatore Mancuso Gómez, con el visto bueno de Álvaro Uribe Vélez, pronunció un discurso en el Congreso de la República de Colombia. "Hoy acudo conmovido al histórico recinto del Congreso de la Repúlbica, donde se mantiene viva la llama sagrada de la libertad que nos legó el Libertador Simón Bolívar"... ¡Pero! La avaricia rompió el saco, y la DIPOL grabó los tejemanejes de los "comandantes" en la cárcel "La Paz".


¿Quién ordenó grabar a los "comandantes" mientras seguían controlando el negocio del narcotráfico desde la cárcel? No puedo aventurar ninguna hipótesis; sólo defender la rectitud de mi amigo el GB Guillermo Julio Chaves Ocaña. Despreciaba tanto a la narcoguerrilla como a los narcoparamilitares. La grabación se hizo irregularmente, sin autorización judicial. Pero ¿qué hubiera pasado si la DIPOL llega a solicitar una orden de intervención de las comunicaciones? ¿Cuánto tiempo hubiera transcurrido entre dicha solicitud y el chivatazo a los "comandantes" presos? Nunca una irregularidad provocó tanto beneficio para la justicia y la democracia. Se puso en evidencia el fraude de la "desmovilización" de los narcoparamilitares. El astuto Álvaro Uribe Vélez reaccionó de inmediato y ordenó la extradición de los bandidos. Cuando estos se vieron enjaulados en EEUU comenzaron a desembuchar. Todos señalaron a Álvaro Uribe Vélez como el Padrino de las Autodefensas Unidas de Colombia. Cayeron varios peces gordos, entre ellos, Mario Uribe Escobar (primo de Álvaro Uribe Vélez) y el general Mauricio Santoyo Velasco, jefe de Seguridad de la Presidencia del Gobierno. Cinco jefes de Seguridad de la Presidencia y cinco directores generales del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad) durante el mandato de Álvaro Uribe Vélez han sido investigados, procesados o encarcelados.


Álvaro Uribe Vélez destituyó fulminantemente a Guillermo Julio Chaves Ocaña porque una "democracia no puede tolerar ninguna ilegalidad"... La sociedad colombiana, su justicia y su democracia, están en deuda con el brigadier (r) Guillermo Julio Chaves Ocaña. De no haber desmantelado la DIPOL a los paramilitares encarcelados nunca hubieran revelado sus vínculos con el sistema político-institucional.

INFORME DESCLASIFICADO

PRESUNTOS VÍNCULOS CON EL PARAMILITARISMO


____________________________________________________________


RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

AGENCIA BK DETECTIVES ASOCIADOS

AGENCIA BK DETECTIVES