Baltasar Garzón Real, Balti, de "juez estrella" a juez estrellado, ha regresado a la palestra. En el periódico cibernético dirigido por Carlos Sosa Báez, compañero de alcoba de la jueza-diputada de Podemos (mearnos de risa) Victoria Rosell Aguilar, ha dicho de esta presunta administradora de justicia: "El Tribunal Supremo le ha causado un daño impresionante" (por investigarla en el marco de un negocio de su compañero de alcoba con el presidente del equipo de fútbol de la UD Las Palmas, a su vez investigado por la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria, cuya investigación presuntamente retrasó maliciosamente para no perjudicar a su compañero de alcoba).


¡Ay, Balti, Balti! ¿Quién es este pollo? ¿Qué ha hecho? ¿Qué hizo durante muchos años como "siete machos" de la Audiencia Nacional? Por su culpa, España ha sido condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por no investigar las denuncias sobre torturas en dependencias de la policía y la Guardia Civil. También cerró el periódico EGIN con malas artes en 1998 (once años después el Tribunal Supremo de Justicia revocó la medida por aplicación indebida del derecho). ¡Garzón y la banca! Carta de Garzón a Emilio Botín-Sanz de Sautuola García de los Ríos, presidente del BBVA:


"Querido, Emilio: Como continuación de nuestra conversación de Navidades, te mando la propuesta de "Seminario sobre Derechos Humanos y Seguridad Jurídica en Iberoamérica", que se celebrará si disponemos de financiación suficiente entre Nueva York y Madrid. Creo que es una propuesta bastante completa que someto a tu consideración".


¡Tremendo este Balti! ¿Recibió el dinero? ¿Y por esta razón más tarde rechazó presuntamente de forma contraria a derecho una querella interpuesta por terceros contra Emilio Botín? ¿Garzón especialista en escuchas telefónicas ilegales?... Tanto va el cántaro a la fuente que... El Tribunal Supremo le dio una patada en el orto inhabilitándolo durante once años como magistrado. Con motivo de esta condena, Jesús Cacho Cortés, a la sazón director del periódico digital "El Confidencial", escribió:


"El anochecer del hombre que veía amanecer. Dentro del triste panorama que hoy ofrece una España cuarteada por la mayor crisis, política y económica que ha conocido nuestra democracia desde la muerte de Franco, la de ayer fue una jornada de celebración para aquellos ciudadanos que, a pesar de los pesares, a pesar de la insoportable politización que padece, aún creen en la posibilidad de una Justicia independiente digna de tal nombre (...). El "narcisista egomaníaco", como lo definió Stanley Payne, ya había añadido una nueva muesca a la culata nacarada de su universal fama, y a los detenidos que les fueran dando. Lo conocí hace muchos años, cuando era íntimo del juez Gómez de Liaño, en cenas y saraos varios en compañía de otros colegas periodistas de mi generación. En su empeño en destacar, su afán en llamar la atención, su obsesión por contar el último chiste y el más gracioso, pronto supe que estaba, estábamos, ante una especie de Bertran Duglesquin bien dispuesto a servir a su señor (fuera éste PP o PSOE, que tanto monta) pro domo sua, siempre en beneficio propio. La estrategia le ha funcionado a las mil maravillas. Sobrado de cuajo, perfecto conocedor de la cobardía moral que hoy distingue a una sociedad anestesiada y ayuna de valores como la española, este consumado caradura ha hecho suya aquella sentencia que asegura que en España aquel que es capaz de echar el pie palante, citar al toro con la muleta y aguantar la embestida, sale invariablemente por la puerta grande con orejas y rabo. Sin nadie con autoridad y valor bastante para llamarle al orden. Con tan sencillo sistema, nuestro bello Narciso ha hecho fama entre la progresía internacional y ha acumulado también una fortunita, cosa harto difícil de lograr con el modesto estipendio de un juez (...). Artículo completo.


Baltasar Garzón, la otra cara (o caradura de sus aduladores). "En medios judiciales, la candidatura de Baltasar Garzón para el Premio Nobel de la Paz ha causado bromas y chascarrillos, y alguna sonora carcajada" (publicó la revista "Tiempo"). ¡Garzón en la mente de tantos articulistas. "Hagiografía del Piltrafa", escribió Benito Lopera, poeta social:


"Quiero contribuir a la gloria de Pilar Urbano Casaña por su hagiografía sobre Garzón, miembro de "Los Piltrafas", ex camarero, futbolista, cazador de ciervos, novillero, bailarín de sevillanas, esquiador, alfarero, trotamundos, llanero solitario, espeleólogo, conferenciante, garbanzo de plata, español del año, ex diputado, remero, cultivador de rosales, idealista, chistoso, y por encima de todo, superjuez planetario. La novela (cuento) sobre Baltasar Garzón Real es una sucesión continua de tiernos sentimientos. Nunca he disfrutado tanto como leyendo la obra estelar de Pilar Urbano Casaña, de quien, "Dumbo", ha dicho en el diario ABC: "En el mundo del periodismo pocos la veneran, pero es temida como un nublado. Nadie como ella ha trabajado tanto la manipulación, porque, eso sí, es una trabajadora pertinaz y disciplinada, que, después de decenios escribiendo artículos y libros, ha conseguido de todo, menos aprender a escribir"… Pilar y Garzón o Garzón y Pilar, dos criaturas entrañables, un destino solidario tras escuchar Garzón las declaraciones de Felipe González Márquez ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Mister González "canceló todo compromiso de silencio" del superjuez planetario y ex diputado del PSOE. ¿Qué silencio guardaba Don Baltasar? Es necesario remontarse a 1993, cuando Garzón se debatía entre dejar la toga de impartir justicia y abrir un bufete de abogados o dedicarse a la docencia en la universidad. Felipe González Márquez le brindó la oportunidad de saltar a la poltrona de la política. "Felipe conmigo y yo con Felipe, podemos limpiar la corrupción", dijo Garzón a Yayo, en la intimidad de la alcoba. ¿Se refería Garzón a la corrupción en la Administración de Justicia, como el absentismo, la malversación de caudales, el delito de prevaricación o la cotidiana falsedad en documento? Garzón legalista, solidario, escrupuloso. "En España no es usual que los jueces y fiscales declaren lo que ganan preparando a opositores por las tardes en su casa. Pero como yo sabía que algunos me la querían pegar hasta en el cielo de la boca, declaraba a Hacienda hasta el último duro"… ¿Honradez por miedo? ¿Garzón nunca tuvo la tentación de ejercer acciones legales para combatir el fraude tributario de los jueces y fiscales de la docencia sumergida?… ¡Garzón, Garzonito, Garzonete!… Garzón demócrata y Garzón respetuoso. Primero reunió a la familia para comunicarle su decisión de fichar por el PSOE (aunque "no buscaba ni su consentimiento ni sus plácemes") y después criticó la "chulería" de Felipe González Márquez tras preguntarle sobre la opinión del rey Juan Carlos acerca de su fichaje político. "El Rey no piensa nada", contestó Felipe. "El Rey piensa y opina lo que yo le diga que piense y opine"… ¡Santo Dios!… No quiero ser aguafiestas, pero ¿entonces para qué necesitan los españoles un rey? De ser ciertas las palabras de Felipe González Márquez, estaríamos ante un supuesto de malversación de caudales por mantener a una figura decorativa ¿no? ¡Señor, Señor! (como diría Isabel Calleja San Sebastián!… Después de varios guateques en el Asador Donostiarra, Los Quintos de Mora y el modesto hotel Rumaikyya (en Sierra Nevada), Garzón por fin conoció personalmente a Dios, como es conocido Felipe González Márquez entre la gente sencilla. Dios (Felipe) y Garzón (su ángel de la guarda) frente a frente. ¡Dios, qué novela (cuento) ha escrito la ingeniosa Pilar Urbano Casaña! Me gusta esta mujer porque sabe reflejar fielmente el modus operandi lingüístico de sus personajes, como ha sido en el caso de Garzón: coño, joder, hijoputa, cojones… No sé qué dirá su hada madrina Luis del Olmo Marote, tan comedido en el uso del verbo pacífico, nada beligerante. Garzón confiaba en Felipe (a pesar de las incógnitas, de la famosa X todavía no despejada), porque Garzón siempre ha sido así de bueno, idealista, honrado. Pero enseguida tuvo sus más y sus menos, no por un puesto en el Gobierno (a su madre le prometió no ser nunca ministro, aunque aceptó primero un cargo dependiente de la ministra de Asuntos Sociales y luego ser "número dos" del Ministerio del Interior), sino porque Felipe no jugaba limpio en la guerra contra la corrupción. Una noche, Garzón estaba cenando una sopita de fideos (con Avecrem, cuando las vacas aún no estaban locas), cuando vio a Felipe y Aznar en un debate en Antena 3 Televisión. Aznar, preguntó: "¿Qué piensa hacer usted con la corrupción?". Felipe, mago entre los magos, respondió sin titubeos: "Precisamente, he encargado a Baltasar Garzón que presida una comisión parlamentaria para investigar la corrupción política". Presuntamente, Garzón dio un brinco en la silla y exclamó: "Pero ¿qué dice este tío?". Yayo, la mujer de Garzón, le dijo: "Yo sabía que Felipe no era buena persona". Presuntamente, Garzón le pidió explicaciones a Dios, y debieron ser convincentes porque siguió en la poltrona. El superjuez planetario no había ido nunca al País Vasco, pero en 1983, cuando lo destinaron a Vitoria, antes incluso de bajar del avión, ya estaba enamorado de la tierra vasca, de sus colores, de su aire, de sus sonidos, de su gente. Un "verdadero flechazo", aunque ya en 1980 conservaba en su cuartito de Sevilla, junto a una mesa de railete, una silla, un camastro y un termo de café, una litografía barata del cuadro Gernika (creado por Picasso en homenaje al pueblo vasco, bombardeado por lo españoles durante la Guerra Civil). Garzón es así de coherente: años después criticó públicamente las ideas nacionalistas (del nacionalismo periférico, no del nacionalismo hispanicus) por ser contrarias a la humanidad. La novela (cuento) sobre Garzón tiene mucha enjundia, pero nada me ha conmovido tanto como sus palabras ante Dios cuando por fin conoció a Felipe González Márquez. Presuntamente, le dijo: "La gente está harta de la corrupción, harta de que la engañen, harta de la falsedad del político que en campaña promete el oro y el moro a sabiendas de que no lo va a hacer"… ¡Qué íntegro es Garzón!… Pero mientras Felipe González Márquez no hubo declarado ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo que Garzonete le sugirió indultar a los ex policías terroristas José Amedo Fouce y Michel Domínguez Martínez, Garzón, el ángel de la guarda de Mister González, mantuvo su compromiso de caballero de permanecer con la boca cerrada. ¿Cómo ha sido posible tamaña contradicción en un libro destinado a glorificar la trayectoria inmaculada de Garzón, Garzonito, Garzonete? ¿No se dio cuenta Pilar Urbano Casaña de semejante metedura de pata o en realidad la hagiografía de Garzón ha sido escrita para rematar definitivamente a este saltimbanqui de la historia reciente de la "madre patria" española? Baltasar Garzón Real, superjuez planetario, escribió en su Diario, el 23 de junio de 1998: "Ha sido un día completo. Balti (su hijo) ha aprobado el curso. Eso es lo importante. Pero también que el sinvergüenza de González (Felipe) ha mentido ante el Tribunal Supremo diciendo que yo le pedí el indulto para Amedo y Domínguez. Entre Felipe y yo no hubo ningún pacto de silencio, pero yo me sentí obligado, por pundonor de caballero, a no contar nada de lo que había visto, oído y conocido durante mi paso por la política"… Che cosa più bella è la democrazía!


Pues este pollo ha regresado a España para echarle un cabo a la jueza-diputada de Podemos (mearnos de risa) Victoria Rosell Aguilar; un soga en el pescuezo, naturalmente. ¿Garzón con renovadas pretensiones de figurar en la política? Balti, antes de caer en desgracia Perico Sánchez Pérez-Castejón, secretario general del PSOE (dimitido, fulminando, pendiente), apostó por un "gobierno alternativo de progreso" entre Podemos (mearnos de risa), Ciudadanos y PSOE para combatir la corrupción. ¿Con la jueza-diputada Victoria Rosell Aguilar como ministra de "Justicia" como propuso Pablo, Pablito, Pablete? ¿Ministra que procesó a cinco sindicalistas granacarias por "allanar" con una pancarta la sede de la Confederación Canaria de Empresarios? ¿Ministra quien es culpable (por omisión judicial) de una campaña de TERRORISMO PSICOLÓGICO orquestada por el cibersicariato paramililtar colombiano? Efectivamente, Balti, tu colega (estrellada) guardó durante meses en una gaveta mi recurso contra el auto de archivo de Alberto Puebla Contreras (otro presunto administrador de justicia) por mi denuncia de un dominio registrado en el Ministerio de Industria español de contenido injurioso. Hasta en dos ocasiones me quejé al Consejo General del Poder Judicial. ¿Sabes lo que hizo tu colega estrellada como tú? Abstener de seguir instruyendo el caso. El tercer juez en cuestión, un tal Florencio Barrera Espinel, terminó la faena desestimó el recurso por "extemporaneidad" un año después de bandidajes varios.


¡Garzón! ¿Un gobierno de "progreso" con los Herederos del Padrino Jordi Pujol Soley? ¿Un gobierno "alternativo" con Herri Batasuna? Baltasar Garzón Real, Balti, tan polifacético, ha terminado loco de atar. ¿No dijiste hace un tiempecito (mucho para los desmemoriados o para quienes no estaban aún ni en la universidad) que el nacionalismo (periférico, claro, porque el hispanicus es sagrado) atentaba contra la humanidad? ¡Farsante Garzón! Hoy una cosa y mañana la contraria.

"El que fuera durante muchos años "juez estrella" de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, inauguró la semana pasada la Universidad de Verano de Adeje (ULL), un acto central que marca el calendario universal de toda actividad académica. Como es lógico respetamos la presunción de inocencia a la que tenemos derecho todos los españoles, pero no por ello dejamos de manifestar nuestras dudas sobre la conveniencia de que un juez que ha sido apartado de sus funciones y que está siendo juzgado por prevaricación (cuatro casos) sea el encargado de leer la lección inaugural de unos cursos universitarios. Es verdad que la Universidad debe servir de tribuna para todos los miembros de la sociedad, pero no es menos cierto que no debe ser utilizada como altavoz social de personas que, por ahora, y como mínimo, merecen un respetuoso "non grato". ¿A quién se le pudo ocurrir invitar a este personaje? No nos parece que sea la persona idónea por muchos motivos, pero sobre todo porque no creemos que sea un ejemplo de buenhacer, ni un modelo a seguir para los jóvenes universitarios. De hecho, la drástica reducción del número de personas que acudieron a este acto con respecto a todas las ediciones anteriores nos permite concluir que muchas personas están de acuerdo con nosotros. Tenemos claro que la invitación del juez, sobre el que ya pesa una condena y que está enjuiciado en otros tres asuntos, ha sido un flagrante error. No obstante, en estas líneas no queremos dejar de reconocer la excelente labor que está realizando el equipo que dirige Eduardo Doménech al frente de la Universidad de La Laguna, pues seguro que esta invitación estuvo propiciada por influencias externas. ¿Será por celebrarse en el municipio de Adeje? Baltazar Garzón siempre ha estado más preocupado por lanzar su carrera al estrellato que por impartir justicia. Siempre ha estado más pendiente de sacarse la foto en una importante operación antidroga inconclusa o firmando autos con repercusión internacional que por buscar la verdad de los casos que tiene o ha tenido entre manos. Hace años que se erigió en el salvador de las causas perdidas, en el Robin Hood del siglo XXI. Sin embargo, ahora parece estar pagando tantos años de desmanes y extralimitaciones. Encima se hace querer como candidato al Premio Nobel de la Paz. La periodista y escritora Pilar Urbano lo definió muy bien al denominarlo como "el hombre que veía amanecer". Se refería así al hecho de que Garzón siempre se ha visto a sí mismo como el salvador del mundo, como aquel justiciero que madruga para proteger a la Humanidad de los males que la acechan. Sospechamos que todavía no se ha mirado bien al espejo. Es público que Garzón ha tratado a toda costa de cultivar su imagen de juez independiente y recto, pero la realidad es que al mismo tiempo se preocupaba muy mucho de sacar tajada de todo ello. Sin embargo, no siempre ha conseguido lo que quería. Todavía recordamos sus pinitos políticos; cuando quiso ser ministro. Al no lograrlo, optó por una revancha manifiesta contra el Partido Socialista. Después hizo lo contrario, y es que todo depende de lo que tenga entre manos". Artículo completo.

BALTASAR GARZÓN ESE HOMBRE

____________________________________________________________


RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

AGENCIA BK DETECTIVES ASOCIADOS

AGENCIA BK DETECTIVES